Me presento…

Me llamo Rosana, tengo 34 años y me acabo de dar cuenta que todavía no sé quién vive en mi cabeza…

Sé que parece cosa de locos, pero lo cierto es que no vivimos solos, estamos nosotros y nuestra mente. Y esta no siempre es la mejor amiga con la que podamos contar. La mayor parte del tiempo nos juega muy malas pasadas y nos lleva a vivir una vida que no es la que nosotros, en esencia, queremos vivir.

Hace años que ya sabía que mi mente iba por libre, pero fue hace unos meses, justo a una semana de mi 34 cumpleaños, que sentí que algo no terminaba de encajar en mi vida.

Acababa de terminar mi relación de pareja que, aunque breve, fue muy bonita y me afectó bastante tener que tomar la decisión de que se acabara. A esto le sumamos que estaba a punto de cumplir los 34, como ya mencioné, y llevo casi 12 años en el mismo trabajo, el cual, se supone, debía ser un medio para otro fin, pero no el fin en sí mismo. Un medio que ya dura demasiado tiempo.

La pregunta que me hice en ese momento fue : ¿Pero yo qué quiero realmente?, ¿Qué he venido a hacer a este mundo?, ¿Para qué soy buena?…

Cuando empiezas a hacerte esas preguntas es porque ha llegado tu momento. El momento en que debes coger las riendas de tu vida y empezar un cambio, a través del autoconocimiento, para dar respuestas a esas preguntas y todas las que te puedan ir surgiendo.

Si no sabes quién eres, no puedes saber qué quieres ni para qué vales.

En mi caso, este camino comenzó con una herramienta psicológica llamada Eneagrama. 

La primera vez que oí hablar del Eneagrama y los Eneatipos fue cuando, empezando nuestra relación, mi ex me preguntó qué eneatipo era yo. Me quedé extrañada por la pregunta ya que no sabía ni que eso existiera, ni lo que era.

Hice en aquél momento un test para conocer mi eneatipo, pero la cosa no trascendió mucho más allá. Solo fue una mera conversación.

Pero fue esa conversación la que vino a mi mente a la vez que me hacía esas preguntas tan importantes para las que no conocía respuesta.

Recordé que era un tal Borja Vilaseca quien enseñaba todo lo que hay que saber a cerca del Eneagrama. Compré su libro con el que terminé de confirmar que soy un eneatipo 7 tal cual me salió en el test que hice tiempo antes.

Que os diga que soy un eneatipo 7 os sonará a chino, lo sé. Por ello os recomiendo a quien le interese conocer más sobre el tema que visitéis la web de Borja Vilaseca, donde encontrareis mucho material muy útil, además de muchas horas de videos en su canal de Youtube.

Volviendo a mi eneatipo 7, según el Eneagrama, este eneatipo es el Entusiasta. Básicamente se podría resumir en que somos personas con vacío existencial que proviene de nuestra infancia y por el cual tenemos miedo a escuchar nuestro propio diálogo interno, ser consciente de nuestro dolor. Para evitar sentir este vacío tendemos a evadirnos en situaciones que nos aporte un placer instantáneo. Por ejemplo, la comida, las series, planificando viajes, quedadas con amigos, etc., y cualquier otra cosa que mantenga llena nuestra agenda para no llegar a estar nunca solos con nosotros mismos y nuestros pensamientos.

Para solucionar esto y poder conectar con nuestro ser interior (nuestro YO) se nos recomienda pasar tiempo a solas con nosotros mismos, por ejemplo mediante la meditación, leer y hacer deporte. 

Por este motivo decidí llevar a cabo el reto de 30 días desenchufada aprovechando mi mes de vacaciones, septiembre. 

Obviamente, terminado el reto, no voy a vivir eternamente desenchufada, pero sí espero adquirir determinados hábitos saludables que me permitan vivir un poco más consciente y conseguir mayor claridad mental para, poco a poco, ir dando respuesta a esas preguntas que me hice aquél día.

He de decir que algunas de mis dudas existenciales se están empezando a resolver desde que empecé con la lectura del libro «Encantado de conocerme» y a tener, al menos, un ratito de meditación diaria con la ayuda de una App. Es por esto que sé que estoy en el camino correcto.

Os espero en mi blog…