¿Que te has inchado comiendo canelones?… ¡pues a saltar a la comba para bajar la comida!

¡En que mala hora se me ocurrió nombrar la palabra “comba”!

Tras comer los canelones que empezamos a elaborar ayer, me sentía tan hinchada que no podía con mi alma.

Mi abuela postiza me dijo que me pusiera a dar saltitos para bajar la comida y yo, con toda mi inocencia, le contesté: ¡sí, claro!, ¡ahora me voy a poner a saltar a la comba!

Pues la abuela, ni corta, ni perezosa, si fue en busca de una cuerda para saltar.

Imaginaros el panorama cuando nos salimos a las 4 de la tarde a la calle y nos ponemos a dar saltos con la comba.

Era todo un espectáculo digno de ver.

Me recordó a esas tardes de verano de mi infancia, cuando no nos habíamos llevado la última cucharada a la boca y ya estábamos preguntando a nuestra madre si podíamos salir a jugar.

¡Un calor! Pero daba igual. Cada minuto era oro para estar con los vecinos y pasar la tarde jugando a esos juegos tan típicos de nuestra infancia.

Que pena que ahora ya apenas se vean esas escenas.

Supongo que, en un futuro no muy lejano, veremos a los niños compartiendo la calle pero en una realidad virtual alternativa, que nada tendrá que ver con la de cada uno de ellos.

¿Que juego era vuestro favorito de la infancia?

¡Hasta mañana!