A mis 34 años aun ando probando cosas nuevas.

A mi abuelo le encantaban los higos y las brevas, y siempre que me ofrecía me negaba a probarlas porque no me parecían nada apetecibles.

Pues hace un par de semanas probé los higos durante una rutita de senderismo con mi chico, y hoy he probado las brevas esperando q fueran diferentes, pero son completamente iguales.

Yo al menos no les noto diferencia alguna, salvo el color exterior.

El caso es que están muy ricos y llevo toda la vida perdiéndome el disfrute de su sabor dulzón.

¿Qué cosas que jamás probarías estás probando siendo adult@?

¡Hasta mañana!